Prueba del Mitsubishi Outlander Phev: uso diario

Un encuentro nada ordinario al que te invito leyendo las conclusiones de una prueba de una semana del Mitsubishi Outlander PHEV, el campeón de los SUV híbridos enchufables, testado en condiciones cotidianas para responder a la pregunta: ¿Es un vehículo racional para el día a día?

Cuando utilizo la palabra racional en relación con un coche, no me refiero a un buen producto, sino a una excelente relación calidad-precio. He utilizado esta palabra para el Seat Ateca, el Mazda CX-5 y el Skoda Kodiaq. Ahora es el turno del Mitsubishi Outlander PHEV. Un SUV híbrido enchufable que no pasa desapercibido y terriblemente en el aire del tiempo.

Visualmente, el Outlander PHEV es objeto de debate…

Desde 2014, Mitsubishi comercializa este SUV que combina gasolina y electricidad. Se ha convertido en el vehículo híbrido enchufable más vendido en Noruega y, posteriormente, en Europa, al centrarse en algo más que la apariencia. Si juras por las curvas y las formas armoniosas de un coupé italiano, no te molestes. El Outlander PHEV tiene un estilo propio para dar la nota, pero no gustará a todo el mundo. Su forma es todo menos ordinaria y su aspecto tiene un carácter que muchos SUV no tienen. Es una pena que las letras «Outlander» sean una opción de 60 euros.

Donde el Mitsubishi Outlander PHEV 2019 marca una diferencia notable (y se nota) es en el habitáculo. Asientos, tapicería, espacios, instrumentación, volante… no nos asusten las palabras, estamos claramente en lo más alto de la gama, incluso en la insonorización tras cerrar la puerta. Lo único que notarás es que el indicador del aire acondicionado no es tan nuevo como antes y que algunos de los botones están anticuados, como los de los asientos calefactados. Pero los asientos tienen calefacción (2 modos). La pantalla táctil que contiene la mayoría de las funciones del coche (incluyendo CarPlay y Android Auto) es de uso intuitivo, señala el concesionario de coches de segunda mano Madrid Crestanevada. El emparejamiento es muy fácil de hacer. Esto es bueno porque tienes que confiar en Map o Waze para navegar por lo desconocido. En cuanto al volante, es el de un coche híbrido enchufable.

Lo analógico y lo digital conviven bastante bien aunque es obvio que es necesario un periodo de adaptación para entender que la aguja de las revoluciones del motor cambia al frenar para recargar la batería. Este acabado Instyle (4 de 4) también cuenta con radar de maniobra y cámara de 360º, control/limitador de velocidad, calefacción o limitación del habitáculo programable a través del Smartphone, asistencia de mantenimiento de carril, control de ángulo muerto e incluso dos tomas de corriente de 220 voltios con una potencia combinada de 1.500 vatios que funcionan incluso con el motor apagado. En Mitsubishi Francia me han asegurado que se puede conectar una plancha si quiero planchar una camisa. No lo he comprobado.

¿Cómo funciona el Outlander PHEV?

El Outlander PHEV es un vehículo híbrido enchufable con 3 motores. El primero es un motor de gasolina de 2,4 l (que sustituye a la versión de 2,0 l) que desarrolla hasta 135 CV y 211 Nm de par. Los otros dos, uno en cada eje, son eléctricos. El delantero tiene una potencia de 60 kW (82 CV) y 137 Nm, y el trasero de 70 kW (95 CV) y 195 Nm. Todo el sistema se apoya en baterías de iones de litio con una capacidad de 13,8 kWh. La potencia combinada puede ascender a 240 CV en modo Sport, mientras que el peso es de 1.880 kg antes de poner un pie en el coche.

Todo esto hace que sea posible hacer malabares con los modos de conducción. Puedes optar por un vehículo totalmente eléctrico para los desplazamientos diarios que no superen los 50 kilómetros. También puedes conducir en plena combustión para preservar la batería, con sólo pulsar un botón en la palanca de cambios. Lo más interesante está en el medio.

Según su estado de ánimo y sus necesidades, puede contentarse con una mezcla de combustión y energía eléctrica, preservar la autonomía de su batería o incluso recargarla durante la conducción, ya sea mediante un pequeño sobreconsumo del motor de combustión, o recuperando la energía cinética durante la deceleración y el frenado. En este sentido, gracias al modo B, puedes utilizar la resistencia del freno motor con las levas del volante para recargar más las baterías. Cuando está al máximo, es especialmente eficaz para frenar el vehículo y llenar las baterías. Es un ejercicio bastante divertido, aunque es mejor concentrarse en la conducción. Pero como la idea es soltar el pedal del acelerador lo más a menudo posible y anticipar la frenada, estamos en las virtudes de la conducción ecológica con grandes distancias de seguridad.

El placer de conducir.

Te gustará saber que, incluso a toda velocidad en una autopista de 130 km/h, no puedes perder el carné por exceso de velocidad. El Outlander PHEV alcanza los 170 km/h. ¿No es suficiente? Es probable que este límite de velocidad se haga más común con la democratización de los coches que, por otra parte, son eléctricos o híbridos enchufables. Las velocidades demasiado altas son perjudiciales para la conservación de las baterías. Volvo, por ejemplo, habló recientemente de ello.

Es importante explicar que este Outlander PHEV es un coche eléctrico con un motor de combustión añadido. Por defecto, los 135 caballos del motor Atkinson de 2,4 litros complementan los motores eléctricos. El resultado es una experiencia de conducción suave y aireada, similar a la de un SUV, que permite una gran aceleración y una conducción casi dinámica en carreteras reviradas gracias al reparto de par en función del agarre (especialmente con el modo Sport). Sin embargo, la mayor parte del tiempo, se verá atrapado en el juego de la conducción ecológica y la conservación de la batería mientras disfruta de una posición de conducción alta, el techo solar y un tamaño que se asimila rápidamente. La suspensión en la parte trasera del coche es una queja menor.

En un mundo en el que la mayoría de los SUV hacen muchos más kilómetros en zonas urbanas, el Mitsubishi Outlander PHEV tiene una carta formidable que jugar, aunque pueda considerarse pesado y anticuado en algunos aspectos (diseño y estética). El consumo medio del vehículo durante la prueba de conducción de unos 300 km es de 6,4 l/100 km en una proporción de conducción eléctrica/térmica del 50 %. La comodidad y el espacio en la parte trasera del coche fueron un éxito con mis hijos. ¿Un coche para viajes largos? Ciertamente, aunque el depósito de 45 litros parece demasiado pequeño.

En uso, el Outlander PHEV 2019 es un vehículo especialmente racional en un momento en el que los motores de combustión están siendo señalados. También es un vehículo valioso en la democratización de los híbridos enchufables. Mientras que la versión probada (InStyle) requiere un mínimo de 49.490 euros, la gama comienza con el acabado Invite a 36.990 euros (excluyendo la bonificación ecológica y una posible prima de canje o conversión de un mínimo de 4.500 euros). Una importante ventaja comercial sobre la competencia.

Publicada el
Categorizado como Motor